Grado de Electrificación Básico

grado de electrificación básico

El grado de electrificación de una vivienda hace referencia a la carga eléctrica que deberá soportar la instalación eléctrica de dicha vivienda. Por ejemplo, la carga eléctrica que tendrá que soportar la instalación eléctrica de un chalet de 200 m2 será mucho mayor que la que se ha de soportar en un estudio de 50 m2 (menos habitaciones, menos puntos de luz, menos enchufes, menos aparatos eléctricos, etc.).
Según el tipo de vivienda se definen 2 grados de electrificación distintos. Cada grado de electrificación identifica la potencia mínima que la instalación debe soportar a 230V, así como los circuitos independientes con los que la instalación debe contar.
Grado de electrificación básico.
Grado de electrificación elevado

mj

ññ

89

vf

 

op

mm

Interruptor General (IG).
Es un interruptor magnetotérmico encargado de proteger frente sobrecargas o cortocircuitos la instalación interior de la vivienda al completo. El Interruptor General (IG) corta la corriente de forma automática cuando se detecta un gran aumento en la intensidad de corriente circulante. El IG también permite su activación de forma manual, en caso de reparaciones, ausencias prolongadas, etc.

Interruptor diferencial (ID).
Se trata de un interruptor de protección de los usuarios de la instalación frente posibles contactos accidentales con aparatos eléctricos metálicos cargados con tensión, debido a una fuga de corriente en la instalación.

Pequeños Interruptores Automáticos (PIAs).
Los PIAs son interruptores automáticos magnetotérmicos cuya función es proteger
cada uno de los circuitos independientes de la instalación interior de la vivienda, frente
posibles fallos en la instalación:
Sobrecargas: un exceso de consumo eléctrico en una vivienda puede provocar
que la intensidad de corriente circulante se haga mayor que la intensidad de
corriente máxima que soportan los conductores del circuito independiente.
Cortocircuitos: sobreintensidades provocadas por contacto directo accidental
entre fase y neutro (debido al deterioro en los aislantes de los cables, presencia
de agua, etc.).
Un interruptor magnetotérmico ofrece una doble protección:
1) Protección térmica: lámina bimetálica que se deforma ante una sobrecarga. La deformación de la lámina actúa en el contacto del interruptor y desconecta el circuito.
2) Protección magnética: se basa en una bobina que, al ser atravesada por una corriente de cortocircuito, atrae una pieza metálica que produce la apertura de los contactos del interruptor, desconectando el circuito.
En el CGMP se instala un PIA por circuito independiente de la vivienda, que protegerá de forma individual el circuito independiente que tiene conectado.

 

 

TRASDOSADO DIRECTO

Sistema de revestimiento con placa de yeso, fijada al muro soporte con pasta de agarre o perfil omega.

 

Ventajas:
* Presencia y estabilidad del aislamiento asegurada.
* Montaje rápido y sencillo.
* Disminución del espacio ocupado en las habitaciones.
* Solución técnica que elimina los puentes térmicos habituales.

 

 

Los trasdosados directos son sistemas de revestimiento interior de muros. Están formados por placas de yeso laminado simples o transformadas, que se sujetan al soporte mediante pelladas de pasta de agarre o perfiles omega colocados a una modulación de 600 mm o 400 mm.


Los sistemas de revestimiento en seco, formados por trasdosados directos, se utilizan en obra nueva y rehabilitación para mejorar los muros existentes. Ya sea para ofrecer una terminación de calidad, para igualar revestimientos o para aumentar sus resultados acústicos y térmicos. 



 


 

 

Se elegirá el tipo de placa y la forma de sujetarla en función del estado del muro soporte y de las características técnicas de mejora solicitadas.


Presupuesto sin compromiso
email: casaactiva@casaactiva.es
Tlf. 928505840  Móvil 638341463 Salvador Lorenzo

 

Tipos de ventanas con doble acristalamiento

La combinación de perfil y el vidrio, es la que nos da la capacidad de aislamiento térmico y acústico de una ventana. Tan importante es elegir un buen perfil para tus nuevas ventanas, como de escoger el vidrio adecuado y su composición, dado que el vidrio supone un 80% del hueco de la ventana.

De unos años a esta parte, las ventanas de doble acristalamiento se han popularizado debido a las grandes prestaciones que ofrecen y queremos informarte de la importancia que tiene la elección de la composición de las mismas.

Qué es son las ventanas de doble acristalamiento

Las ventanas de doble acristalamiento son aquellas compuestas por dos o más hojas de cristal separadas por una cámara sellada de aire deshidratado o gas. Su baja conductividad térmica y un bajo coeficiente de absorción de la radiación, lo convierte un elemento muy resistente al paso de calor.

“Actualmente este es el sistema predominante para las nuevas construcciones o renovaciones de ventanas, debido a su mayor efectividad a la hora de lograr un mejor aislamiento térmico y acústico.”

Por qué instalar ventanas de doble acristalamiento

La instalación de ventanas de doble acristalamiento, incide significativamente en el consumo de energía de una vivienda. En invierno, se logrará una reducción de la pérdida de calor de la vivienda, y por lo tanto, se requerirá un menor consumo de gas o electricidad para calentar la vivienda. En verano, se logrará evitar la entrada de aire caliente desde el exterior, con el consecuente ahorro en aire acondicionado. Este menor gasto energético general a lo largo del año, se traduce directamente en ahorro económico para el bolsillo de las familias (una menor factura de la luz y/o gas).

“Es decir, la instalación de ventanas de doble acristalamiento contribuye a reducir los gastos mensuales que tiene una vivienda en calefacción y aire acondicionado, además de fomentar la eficiencia energética y sostenibilidad de nuestra sociedad”.

ventanas_con_doble_acristalamiento

La importancia de la composición

No todos los doble acristalamientos son iguales. El nivel de aislamiento térmico y acústico que ofrecerán unas ventanas de doble acristalamiento frente a otras, va a depender de estos 3 factores:

EL ESPESOR DEL VIDRIO

En las ventanas de doble acristalamiento, el espesor de los vidrios no afecta significativamente al nivel de aislamiento térmico, pero sí al nivel de aislamiento acústico. Aunque lo habitual es encontrar vidrios 4 mm, no siempre es el espesor idóneo para todas las aplicaciones.  Pregunta a tu instalador, y solicita el vidrio en función de las necesidades de tu hogar, la composición estándar no tiene por qué ser siempre la adecuada para todas las ventanas de tu hogar (ampliar a 6 u 8 mm, puede ser lo idóneo para aumentar la atenuación acústica de tu hogar, si vives en una zona ruidosa o cerca de una carretera principal).

Lo que sí te recomendamos es colocar un doble acristalamiento cuyos vidrios no tengan los mismos espesores, es decir, el vidrio exterior debe tener mayor espesor que el interior, para potenciar el aislamiento acústico de la ventana. Por ejemplo: una composición 4/16/6, tendrá mejor atenuación acústica que un 4/16/4. (Solicitar vidrios asimétricos).

EL ESPESOR DE LA CÁMARA DE AIRE

Debes saber que a mayor espesor de los cristales y mayor espacio entre ambos, mayor nivel de aislamiento térmico. La cámara entre dos hojas de cristal suele oscilar entre los 6 y los 18mm, pero te recomendamos elegir una composición con un mínimo de 12mm, pues te asegurarás alcanzar un nivel de aislamiento muy bueno, manteniendo el confort dentro de las estancias.

A continuación, y para que compruebes la importancia de la cámara, te dejamos los datos de mejora, al pasar de una cámara de 6 a una de 12 o 16mm, en términos de aislamiento:

Doble acristalamiento con vidrio bajo emisivo (gama media – PLANITHERM 4S)*

Cámara 4/6/4 4/12/4 4/16/4
Transmitacia térmica   2,4 1,6 1,3

EL TIPO DE VIDRIOS

En la actualidad existen múltiples tipos de vidrios (con tratamientos específicos) que ofrecen distintas prestaciones. En función de la localización, orientación y necesidades de la vivienda, se recomendará instalar unos u otros, siempre en un doble acristalamiento:

  • VIDRIOS BÁSICOS: Aislamiento simple. No están recomendadas para zonas con mucha exposición solar directa. Cuando da el sol (especialmente en verano) es necesario proteger la ventana mediante un toldo o una persiana para evitar la entrada del calor en la vivienda. Es quizá la solución más habitual que podemos encontrar, pero sus prestaciones aislantes  son bajas, por lo que no recomendamos elegir este tipo de acristalamiento.
  • VIDRIOS BAJO EMISIVOS (Be): Estos vidrios ofrecen un aislamiento térmico hasta tres veces superior frente a un doble acristalamiento básico. Ensamblado en un doble acristalamiento, uno de los vidrios cuenta con un tratamiento especial (vidrios con capa bajo emisiva) que contribuyen a mejorar el aislamiento térmico del hogar significativamente. Son también conocidos con vidrios de Aislamiento Térmico Reforzado (A.T.R).
  • VIDRIOS BAJO EMISIVOS CON CONTROL SOLAR (Be + Cs)Ensamblado en un doble acristalamiento, uno de los vidrios cuenta con las ventajas de los vidrios bajo emisivos (A.T.R), a lo que suma un plus de control solar: con la consiguiente reducción de rayos ultravioletas, disminuyendo el calor que penetra en la vivienda. Con el beneficio añadido de posibilitar una estética muy neutra, gracias a su elevada transmisión luminosa. Es recomendable para localizaciones con mucha exposición al sol (este, sur, oeste).
  • VIDRIOS CON TRATAMIENTO ACÚSTICO: Dos o más vidrios unidos entre sí por una o varias láminas de butiral de polivinilo acústico, un aislante acústico que potencia las propiedades de atenuación acústica del doble acristalamiento. Se pueden combinar con un vidrio bajo emisivo, aunando las ventajas de ambos tipos de vidrio en un mismo doble acristalamiento. Es la opción más recomendable cuando el entorno de la vivienda es ruidoso o el confort acústico requerido es elevado.

Los 10 tipos de apertura en ventanas

Los 10 tipos de apertura en ventanas

Tipos de apertura

Batiente o practicable: En este caso la hoja gira sobre un eje vertical, apoyándose en bisagras. Es el tipo más común, que deja libre todo el hueco aunque ocupa un espacio de barrido que deberemos dejar libre.

Oscilante/Proyectante: En tiene un eje de giro horizontal. Dependiendo si la parte de la ventana que se desplaza es la superior o la inferior diremos que es oscilante o proyectante, respectivamente. Son muy recomendables para ventilar estancias sin que se puedan llegar a abrirse por completo, por ejemplo en colegios.

Oscilo-Batiente: Este tipo combina las dos anteriores. Puede abrirse sobre su eje vertical u horizontal. Al tener ambas posibilidades es una ventana muy versátil.

Guillotina/Corredera: Estas ventanas están divididas en dos partes, bien en horizontal o en vertical. Se desplazan sobre carriles en la dirección contraria a su división. Al contrario que las batientes, no necesitan un espacio libre para abrirse, aunque solo puede hacerse al 50%. Además, existe una versión de ventanas correderas denominadas “elevables”, que permiten desplazar la hoja con mayor facilidad aun siendo muy pesadas.

Basculante/Pivotante: Este tipo es similar a la oscilante/proyectante, pero tiene el eje de apertura en el centro de la ventana. Si este es vertical será pivotante, mientras que si es horizontal se llama basculante.

Plegable: Esta ventanas o puertas pueden plegarse en forma de libro, de manera que pueden dejar libre todo el hueco ocupando un espacio muy reducido.

Corredera Oscilo-paralela: En este caso se combinan los tipos corredera y oscilante, haciendo una solución con múltiples posibilidades.

Ya eres todo un experto en aperturas de ventanas. Si te ha parecido útil, ¡compártelo en tus redes sociales!