Muro de carga

En Canarias se hicieron muchas edificaciones cuya base principal no era la Estructura de Hormigón Armado sino que se hicieron con Muros de Carga y Forjados de Vigueta y Bovedillas. Muchos de estos Inmuebles,  fueron hechos sin la debida y oportuna supervisión de un técnico competente debido a la inexistencia de estos, a la facilidad de anonimato o a cualquiera otra razón que no incumbe ni interesa. El hecho principal es que estas edificaciones pasaron con el tiempo a formar parte del paisaje y de la singularidad del entorno Urbanístico de las Islas.

A la hora de acometer la ampliación de dicha edificación, que podrá estar destinada a uso residencial (la mayoría) o a uso comercial (dependiendo de la normativa vigente en el ayuntamiento y de los planes de ordenación del territorio de la zona) debemos tener muy presente la estructura existente y si podemos o no apoyarnos en ella. Como se entenderá hay múltiples variables de actuación pero para acotar de alguna forma plantearé la hipótesis siguiente: se creará una estructura basada en Muros de Carga realizados con bloques de hormigón vibrado de 20 cms de grosor con una terminación al interior en pladur y capa intermedia de lana de roca como aislante y al exterior lo que más le guste al cliente, enfoscado de mortero de cemento y arena con pintura para exteriores o mortero monocapa dado en dos capas (por supuesto) con una malla de refuerzo entre ambas.
Planning de actuación:

1.- Eliminación de los elementos existentes que perturben la ubicación de la nueva estructura: pretiles (aún cuando estos estuvieran formados por bloques del mismo tipo a utilizar en la ampliación), instalaciones (antenas, cableado etc), pavimentos … En fin, todo elemento que estorbe para la ejecución o cualquiera otro que nos impida llevar a cabo con comodidad, y, sobretodo, con seguridad nuestra obra.

2.- Replanteo de las paredes, especial importancia que coincidan a eje con los muros de carga inferiores para que la transmisión de esfuerzos no cree tensiones de pandeo o posibles deformaciones estructurales. A mencionar también que si apoya en el muro de carga algún tabique interior es conveniente replantearlo también para crear una mayor trabazón entre ellos, que dos trabajen juntos es bueno, que lo hagan tres, es mejor.

3.- En los puntos donde el Proyectista haya ubicado los pilaretes necesarios en Muros de Carga se anclarán en el antiguo forjado cuatro varillas de hierro del mismo grosor introduciéndose al menos 15 cms mediante taladro y fijándolas con resina epoxi o de dos componentes. Alguna vez será interesante poner una viga riostra inferior uniendo por parte baja  los pilaretes para garantizar el reparto de los esfuerzos al forjado inferior, si este fuera en caso será bueno colocar anclajes no sólo en los pilaretes sino también parejas de ellos a lo largo de dicha viga.

4.- Colocación de los bloques por hiladas siempre a junta “matada” con buena carga de mortero de unión, utilizando miras, hilo y plomo para nivelarlos perfectamente. Hay que colocar dos varillas corrugadas de seis milímetros de diámetro cada dos hiladas unidas a los pilaretes, ideal que pasen de un lado a otro para crear cuerpos insoldables. Estos hierros ayudarán a la no aparición de fisuras por retracciones del material o por ligeros movimientos de la estructura. Los pilaretes se irán llenando con hormigón según se vaya subiendo la pared y, como máximo, cada metro (cuatro bloques y relleno).

5.- En los huecos practicados al exterior, véase ventanas y puertas, se pondrá un dintel conformado por cuatro varillas de hierro de ocho milímetros con estribos de seis cada quince, se macizan los laterales del hueco hasta su base y, en el caso de ventanas, se pondrá un dintel inferior. Démonos cuenta que en este tipo de estructura la carga se transmite a través de la pared, así que los huecos practicados deben estorbar lo menos posible esta transmisión. Si los huecos fueran mayores a dos metros cuadrados se ubicará pilaretes a ambos lados, lo cuales amarran también con el dintel o dinteles del hueco.

6.- Los pilaretes no tienen la función de los pilares de transmisión de cargas pero como ellos deberemos dejar esperas para “amarrarlos” al futuro forjado.

7.- Una vez realizado el muro de carga procederemos a construir el forjado, pretiles si los tuviera e, importante, impermeabilización de la cubierta para que podamos trabajar sin sobresaltos debido a posibles lluvias.

8.- Replanteo de las instalaciones (fontanería, electricidad, telecomunicaciones…) para la ubicación de tubos y conexiones antes de proceder a la realización del atezado.

9.- El atezado, cuanto menos pesado mejor para la estructura, a ese respecto si realizamos un pavimento flotante de garantías sería incluso mejor (una cámara de aire siempre ayuda como barrera de transmisión de ruidos). Si lo hacemos con mortero, no debemos llevarlo al tabique, para ello colocaremos una tira de porexpan de tres o cuatro centímetros y por encima de la finalización del atezado hasta alcanzar, al menos, el nivel de piso terminado.

10.- Colocaremos luego la estructura de pladur con su lana mineral para la protección acústica, el propio pladur sellando las juntas y procediendo luego al pintado de la pared y colocación de los rodapiés.

Un punto singular que nos va a generar posibles  peligros de humedad o fisuración será el formado en la base del muro en unión con el forjado antiguo. Procurar limpiar bien la zona y poner una lámina impermeabilizante antes de la colocación de los bloques y que se introduzca en estos unos cinco centímetros más o menos, esto hará que no interrumpa la transmisión de cargas pero ayudará a que el agua no se aposente en ese punto crítico.

Viga de cimentación

La viga de amarre para cimentación de una casa de un piso, debe tener una sección mínima de 25 x 25 centímetros asentada sobre 5 cms de material seleccionado, colocado encima suelo natural con 4 varillas lisas de diámetro de 3/8″ o 10 mm de 240 Mpa (2400 kg/cm2) de resistencia.

Esquina de cimentación 1.jpg

 

Cimentación 2.jpg

Detalle-vigas-de-cimentacion_2.jpg

FORJADO COLABORANTE

El forjado colaborante o compuesto supone una gran alternativa para aquellos proyectos que requieran grandes prestaciones técnicas. Su tecnología incrementa la capacidad de adherencia entre las chapas de acero y el hormigón. Además, su ligereza y resistencia permite su utilización en pilares, vigas y cimentaciones y hacer frente a las tensiones que generan las cargas.

forjado-colaborante-mt-60 (2).jpg

Diversas pruebas y ensayos de este material muestran que está especialmente indicado para edificaciones metálicas de importantes dimensiones. Su particular forma y características permiten que entre la luz, y lo hacen perfecto para estructuras de metal visto.

Ventajas del forjado colaborante 

  •          Actuar como soporte durante el trabajo en la construcción
  •          Estabilizar el marco de estructuras mecánicas
  •          Soportar las cargas generadas durante procesos de hormigonado y cimentación
  •          Permite trabajar muy bien en colaboración con el hormigón
  •          Fácil y rápido de trabajar e instalar

forjado-colaborante-mt-60 (1).jpg

Aplicaciones del forjado colaborante 

  •          Naves industriales
  •          Estructuras públicas
  •          Centros comerciales
  •          Viviendas
  •          Oficinas 

Si necesitas más información sobre forjado colaborante para cualquier proyecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te asesoraremos sobre los mejores materiales para trabajar tu estructura y hacerte un presupuesto ajustado a tu medida

forjado-colaborante-mt-60.jpg

Diseñar una escalera

Construir cualquier tipo de escalera, ya sea de madera, hierro o concreto  necesita de cálculos precisos incluso antes de comenzar su construcción. A pesar de que pueda parecer muy sencillo, con cálculos inapropiados, esto puede rápidamente convertirse en una pesadilla.

El dibujo que está debajo le ayudará a comprender las claves y elementos que necesitará tener en cuenta. Simplemente ingrese los valores a calcular, ya sean del lugar en donde vaya a instalar la escalera, o de los planos que disponga de la obra.

Una vez realizado esto, es un buen momento para llevar a cabo unas pruebas. Por ejemplo, hay que determinar el número de escalones necesarios para equilibrar la comodidad y las limitaciones de espacio. Para que una escalera sea cómoda, lo mejor es que sus escalones tengan unos 16-17 cm de alto y una profundidad de 30 cm de largo. Cualquiera sea el caso, la profundidad nunca deberá estar por debajo de los 23 cm, y los escalones no deberán exceder los 21 cm de alto.

escalera

GRATIS

Cálculos para construir una escalera.

Rellene los siguientes datos y en breve le respondemos con las diferentes posibilidades