Porcelánico Rectificado formato 20×120 y 30×120

La elegancia de la madera.

La serie HERITAGE se adapta a las tendencias más actuales de diseño, aportando a los ambientes el toque exclusivo de un diseño vanguardista.

Porcelánico formato 20×120  y 30×120

Colores : gris – natural- roble – nogal

PRECIO 25,00€ M2

2

Rodapiés y peldaños

3

venta online

Porcelánico Rectificado

La elegancia de la madera. La serie HERITAGE se adapta a las tendencias más actuales de diseño, aportando a los ambientes el toque exclusivo de un diseño vanguardista. Formato 20×120 Formato 30×120 Consultar gastos de envío. Distribución solo en LAS PALMAS G.C.

$25.00

Cuanto cuesta un m2 de construcción ?

Para saber mejor cuanto cuesta un m2 de construcción vamos a dividir en dos grupos:

OBRA GRUESA:

Con obra gruesa nos referimos a la cimentación, pilares, forjados, tabiques… es decir, aquí gastaras en hormigón, bloques, cemento, hierro… Es la parte que constituye el esqueleto de tu vivienda.

PRECIO 300-400€ m2

estructura.jpg

OBRA FINA E INSTALACIONES

Comencemos con las instalaciones, las cuales, hacen referencia a la instalación eléctrica y  sanitaria (fontanería y saneamiento). Además, podría optarse por instalar aire acondicionado y calefacción, que también cuentan como instalaciones.

Por su parte la obra fina se refiere a revestimientos, cerámicos, suelos, encimeras, sanitarios, griferías, enlucidos, carpinterías (puertas y ventanas), pinturas, vidrios… y digamos todo aquello que se puede observar a simple vista y que constituirá la cáscara de tu vivienda.

PRECIO 400-600€ m2

20181124_133809

Por tanto el m2 de construcción completa está en torno a los 700 – 1000 €/m2.

Esto es una respuesta aproximada ya que va a depender en última instancia de ti.

 

¿ Cuanto me va a costar el total de 1 m2 de construcción incluyendo todos los costes?

– Honorarios técnicos

– Impuestos

– Licencias

– Tasas municipales

– Tasas colegiales

– Gastos generales

Van a suponer entre un 15% y un 20% del total.

ddddddddddddd.jpg

Solicita tu presupuesto:

¿Para que sirven los  estudios de viabilidad?

El Estudios de Viabilidad se emplean para obtener la información previa a la firma de un contrato; por tanto, es el proceso por el cual un comprador potencial evalúa uno o varios activos, en cuanto a:

  • Su ubicación y configuración actual
  • Su estado de propiedad y ocupación
  • Su situación administrativa y urbanística
  • Su conformidad técnica y normativa al uso al que se destina
  • Sus posibilidades a futuro

 

¿Para qué sirve un estudio de viabilidad?

Sirven para evaluar riesgos de un activo:

  • En su adquisición
  • En sus dimensiones y utilización
  • En su continuidad en el uso actual
  • Por la necesidad de costes por adaptación normativa y urbanística
  • Por la necesidad de costes por reparaciones

17

Tu próxima casa podría ser prefabricada

La industrialización en la construcción de viviendas suma cada vez más adeptos. Sustituir el proceso de obra tradicional por casas prefabricadas o modulares supone un gran ahorro de tiempo y dinero, además de la ventaja de poder calcular de manera más precisa el precio final desde antes de empezar.

Y ya no hablamos solo de pequeñas viviendas o de inmuebles para uso vacacional: la variedad de casas prefabricadas alcanza también a grandes unifamiliares de alta gama, como las de la empresa inHaus, e incluso a promociones residenciales de pisos o adosados, como los que tiene en marcha Aedas Homes.

Mismos requisitos, mismas garantías

Las casas prefabricadas deben cumplir los mismos requisitos que una obra tradicional por lo que respecta al suelo, el cumplimiento de las normas urbanísticas y los trámites burocráticos y licencias correspondientes. “Hay que consultar los detalles del Plan General de cada municipio, que es donde se especifica la parcela mínima sobre la que se puede edificar una vivienda unifamiliar aislada, qué lindes deben respetarse, la altura de la cornisa, etc. Y eso se aplica independientemente del sistema de construcción” indica Mercedes Navarro, arquitecta y responsable de comunicación de inHaus. “Esto implica que las garantías de dicha construcción, a todos los efectos, serán los mismos que los de una obra convencional”.

Una vez superados estos trámites es cuando se notan más las ventajas en el proceso de construcción. “Al ser piezas fabricadas bajo un proceso de producción controlado, los tiempos se acortan, los materiales se optimizan y la calidad final aumenta”, añade Navarro. Además, ni las inclemencias climatológicas ni los problemas logísticos que en ocasiones retrasan una obra “normal” suelen afectar en estos casos, por lo que se puede conocer el calendario previsto con bastante precisión.

Materiales, modelos y personalización

Las casas prefabricadas o modulares se diseñan a partir de un catálogo. Hay desde casas muy pequeñas a viviendas premium, y con más o menos opciones de personalización. En el caso de inHaus, por ejemplo, suelen ser viviendas de gran formato para primera residencia, de más de 200 metros cuadrados y con cuatro o cinco dormitorios distribuidos en una o dos plantas. Disponen de más de cien modelos para elegir en función de las necesidades de cada cliente, y a partir del modelo elegir se pueden personalizar diversos aspectos para lograr prácticamente una casa a medida.

Este proceso permite adaptar la vivienda no solo a los gustos y preferencias del comprador, sino también cumplir con los requisitos estéticos que se establecen en el Plan General de algunos municipios. “En algunos municipios de la sierra de Madrid, por ejemplo, la normativa establece que el revestimiento exterior debe ser de piedra natural. En otras poblaciones del Pirineo se indica la pendiente que debe cumplir la inclinación de la cubierta. En todos los casos podemos adaptar nuestros modelos de viviendas”, indica la portavoz de inHaus.

Precios llave en mano

Los precios de las casas prefabricadas o modulares, obviamente, varían en función del tamaño, las calidades, los materiales y los acabados. Pero, en términos generales, resultan más económicas que la construcción tradicional. “En las casas modulares, los imprevistos se reducen al mínimo, por lo que podemos controlar al máximo la inversión prevista para nuestro nuevo hogar”, afirma Mercedes Navarro. Además, los costes derivados de la menor mano de obra in situ también suponen un ahorro muy considerable.

Existen opciones de casas prefabricadas en el mercado incluso por debajo de 30.000 euros, que solo incluyen la estructura básica en ese precio, al que que hay que sumar el transporte y el montaje. Otras opciones, como las de inHaus, se sitúan entre 300.000 y 450.000 euros, e incluyen todo lo necesario en ese presupuesto: desde la redacción del proyecto y la tramitación de licencias al transporte de los módulos desde la fábrica a la parcela, la cimentación y grúas y el acabado final de cocinas, baños, puertas, iluminación y climatización. Precisamente la climatización es uno de los aspectos en los que las casas prefabricadas han mejorado mucho, y los modelos actuales de alta gama garantizan un aislamiento y una eficiencia energética más altos que los de la mayoría de construcciones tradicionales.

Con estos nuevos estándares de calidad, es más que previsible que este tipo de construcción aumente su porcentaje en el sector. Cada vez es más posible que tu próxima casa sea prefabricada.

Recomendaciones para reformar tu inmueble

16-05-18 tarjeta visita.jpg

La orientación de la vivienda te ayudará a determinar las horas de luz de la misma. Existen aplicaciones de móvil como ‘Sun Surveyor’ que te ayudan a conocerlas. Y recuerda: no existe el piso perfecto. Si cuando entras en él te encaja su precio, altura, orientación, superficie, vistas y ubicación ya tienes muchísimo ganado. De ponerla bonita se encarga un acertado interiorismo. ¡Escucha tu corazón, confía y a por ella!

Por supuesto consultar con un profesional del interiorismo, arquitectura o reformas es lo más recomendable. Ellos, además de ver sus posibilidades estéticas, son los encargados de analizar si los tabiques de la vivienda se pueden derribar, las posibilidades técnicas de cambio de zonas húmedas (baños y cocina) y el estado de la estructura. Pero si decides tomar la decisión por tu cuenta toma nota de esta información:

Averiguar los metros útiles

Lo primero que debes hacer es averiguar los metros útiles de la vivienda¡ojo! Siempre son menos que los construidos. Dependiendo de la distribución, éstos pueden estirarse más o menos, pero si ahora mismo tienes un piso de 80 m2 con dos habitaciones en el que estás cómodo y el nuevo tiene 75 y pretendes sacarle 3, las cuentas no cuadran a no ser que quieras empezar a vivir apretado, muy apretado. Asegúrate de que el dato es correcto ya que a veces se especula con la superficie para engordar el precio.

Hazte con un plano

Hazte con un plano. Cada vez más inmobiliarias lo ofrecen. Otra opción es buscarlo en el catastro y como último recurso, pedir ayuda a algún amigo o quizá atreverte tú mismo a sacar un croquis que te ayude a determinar la geometría general de la vivienda. Los pisos de forma alargada con pasillos eternos suelen ser difíciles de distribuir, las distribuciones cuadradas son mucho más agradecidas.

Patio amplio con entrada de luz

Por supuesto que lo ideal es que el inmueble sea totalmente exterior, pero en los pisos más céntricos esto suele ser complicado o muy costoso. Intenta al menos que se trate de un patio amplio con entrada de luz. Ubicar los baños y los dormitorios en las zonas interiores suele ser aconsejable porque son las zonas menos ruidosas y facilitan el descanso. La zona exterior a poder ser destínala al salón, cocina y comedor.

Observa las reformas de tus vecinos

Viendo las reformas que hayan hecho los vecinos de alrededor puedes obtener muchas ideas de las posibilidades de la vivienda. Por ejemplo, para ver si han movido los baños y cocina de ubicación o han derribado tabiques.

¡Ojo con la estructura de madera!

Los pisos antiguos pueden ser estéticamente muy atractivos pero a veces traen sorpresas como vigas o pilares que necesiten refuerzos, cubiertas con problemas de humedad y aislamiento, transmisión de sonidos de viviendas colindantes, necesidad de renovación de instalaciones… Los problemas estructurales corren a cargo de la comunidad, pero es importante que seas consciente de ellos antes de adquirir la vivienda y de si existe alguna derrama pendiente.