ACCESIBILIDAD

 

¿Cómo diseñar baños seguros para adultos mayores?, © Eduardo Souza

Son frecuentes los relatos de accidentes en los baños, ya que habitualmente son espacios estrechos y resbaladizos. Aunque nadie es inmune a un resbalón al salir de la ducha, los adultos mayores son los que más sufren de caídas, causándoles lesiones graves, limitaciones funcionales, y otras secuelas. Al reducirse naturalmente los reflejos y la masa muscular, cuanto más aumenta nuestra edad, más propensos a caer nos volvemos.

Para proporcionar condiciones de vida más cómodas con el pasar de los años, el entorno debe adaptarse a las nuevas capacidades físicas de sus ocupantes. Diseñar baños más seguros es fundamental para reducir el riesgo de accidentes, así como el tiempo de respuesta en caso de caída. Presentamos, a continuación, algunas consideraciones para el diseño de baños para personas mayores.

Los inodoros asequibles que cumplen con los estándares de diseño universal generalmente satisfacen las demandas de las personas mayores, ya que encajan en el grupo de personas con movilidad reducida. Incluso si los adultos mayores aún tienen la capacidad de caminar, es importante considerar la ayuda de una silla de ruedas, y la posibilidad de un cuidador o enfermero, al dimensionar los espacios. Un baño bien diseñado y espacioso, accesible para sillas de ruedas, también facilita la circulación de los ancianos, evitando las caídas y las lesiones al chocar con algún elemento.

Cortesia de Bradley Corporation USA

Acceso hasta el baño

La primera preocupación debe ser el acceso al baño. Un camino despejado sin barreras y objetos sueltos, como alfombras y otros elementos, es esencial para evitar tropiezos y la interrupción del tráfico de una silla de ruedas. Durante la noche, ubicar ‘puntos de luz’ en el camino al baño, con interruptores bien ubicados, también es vital para aumentar la seguridad.

Housing for Elderly People in Huningue / Dominique Coulon & associés. Image © Eugene Pons

Puertas que faciliten la apertura

La puerta del baño debe tener una apertura fácil e intuitiva y tener al menos 90 centímetros de ancho. Las manillas de palanca son más simples que las que requieren un movimiento giratorio. Quitar las cerraduras puede facilitar el acceso si es necesario ingresar en caso de emergencia. También es conveniente que la puerta abra hacia afuera, por las mismas razones.

Piso

Residencia para Mayores en Mota del Cuervo (Cuenca) / GEED Arquitectos. Image © Alfredo Prados Covarrubias

Con el agua, el jabón y otros artículos de baño, es común que los pisos se vuelvan muy resbaladizos. Por lo tanto, es importante que el piso sea de un material antideslizante. Prácticamente todos los pisos del mercado tienen opciones antideslizantes; la cerámica, las placas cementosas, y los pisos de epoxi y de goma pueden funcionar bien para los baños. Algunos expertos sugieren pintar las paredes o el piso del baño de un color que contraste con los artículos sanitarios, para evitar la confusión de las personas con visión reducida.

Las alfombras, si no son adecuadas, también pueden ser una causa importante de accidentes. Idealmente, deben estar recubiertos de goma al tocar el piso, para entrar en fricción con la superficie y evitar su desplazamiento.

Inodoro

Debido a la reducción en el tono muscular en los ancianos, un baño más alto facilita el movimiento al sentarse y, especialmente, al levantarse. Se recomienda que los inodoros sean un poco más altos que la altura convencional (que pueden “ampliarse” sobre el inodoro existente), alcanzando aproximadamente 46 cm de altura. Por supuesto, deben quedar bien sujetos al piso o la pared.

© Eduardo Souza

Barras de apoyo

Las barras de apoyo ayudan en los momentos más críticos, como sentarse en el inodoro o al entrar en la ducha. El uso de accesorios que no son adecuados para tal carga, como el toallero, puede ser extremadamente peligroso. Las barras generalmente deben ser de aluminio o acero inoxidable y deben estar bien sujetas a la pared. Por lo general, se instalan cerca del inodoro y también de la ducha, entre 1.10 y 1.30 metros de altura. Si el baño es demasiado grande, se recomienda instalar barras de seguridad en las paredes vacías que conducen a estos dos puntos estratégicos.

Grifos

© Eduardo Souza

Al igual que en el caso de las puertas, es mejor incorporar grifos de palanca o sensores eléctricos, que son más fáciles de manejar que las piezas esféricas.

Ducha

 

© Eduardo Souza

La ducha debe tener al menos 80 centímetros de ancho y se deben evitar las bañeras debido a la dificultad de entrada y salida. Es recomendable proporcionar espacio para una segunda persona, un cuidador, para ayudar en la higiene de los ancianos cuando sea necesario. Además de la ducha principal, también es bueno proporcionar una ducha con manguera flexible para facilitar el proceso. Otro elemento importante es el asiento plegable, que debe ubicarse a unos 46 cm del suelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s